Cuando una mujer se queda embarazada su cuerpo experimenta una serie de cambios fisiológicos que pueden provocar molestias importantes. El Método Pilates nos puede ayudar a aliviar estos síntomas, siempre que se haga correctamente.

El dolor de espalda, lumbopélvico y costal, los cambios en la estabilidad pélvica, lesiones de tejidos blandos, inestabilidad de rodilla y tobillo, disfunción de la sínfisis púbica, síndrome del piramidal…Son molestias muy frecuentes en las embarazadas, con nuestras clases, siempre dirigidas por una fisioterapeuta, buscamos evitar en lo posible todo esto.

Beneficios

  • Disminuye los dolores de espalda.
  • Prepara el suelo pélvico para el momento del parto.
  • Acelera el proceso de recuperación post-parto.
  • Mejora la circulación periférica, disminuyendo los edemas que se forman en los miembros inferiores.
  • Facilita el pujo.
  • Mejora la autoestima y el estado anímico.
  • Aumenta la agilidad.

Pese a todos los beneficios del método, hay una serie de contraindicaciones absolutas, que nos impedirán la práctica de Pilates durante el embarazo:

  • Durante las 12 primeras semanas de gestación.
  • Si aparecen contracciones o hay dolor asociado al movimiento.
  • Cuando hay patologías asociadas al embarazo que impidan realizar ejercicio (diabetes gestacional, por ejemplo).
  • Si hay pérdida de líquido o sangre.

En los últimos 45 días de gestación, según la evolución del embarazo y el criterio del médico, se podrá seguir practicando Pilates o no. Hay mujeres que lo realizan hasta el momento de dar a luz.

Debemos de informar al médico de la práctica de todo tipo de ejercicio, siendo él quien decida si está indicado o contraindicado, en el caso particular de cada embarazada.

Comienza ya con nuestras sesiones de Pilates para embarzadas en Murcia.